El pasado viernes 2 de octubre en el Teatro Opera Allianz, Celeste Carballo volvió a tocar su disco “Me vuelvo cada día más loca”, con los arreglos originales y con una banda nueva, en teclados Gimena Álvarez Cela, batería y percusión Pedro Colpachi, guitarra Gonzalo Lattes, bajo Pablo Pizzi y en saxo Leo De Rosa.

Una noche inolvidable para un público que quedo deslumbrado con una Celeste que dio todo como en cada una de sus presentaciones. Una puesta que rompió con la moda de la influencia de las pantallas leds, dejando a la música y a la insuperable Celeste Carballo como única protagonista. Una gigante de nuestro rock, del blues, que nos invita a cambiar, a seguir, a no conformarnos con nada.

Además de algunos clásicos como “Una canción diferente”, “Que suerte que viniste”, “Ahora estoy en Libertad”, “Es la vida que me alcanza”, también paso por otros de sus discos con temas como “Cuatro brazos cuatro piernas”, “Queja”, “Aha”, y algunos de sus temas nuevos como “Amanecer de un día García”, “Hermano Sol”, “Por amor al blues”, “Alfonsina volver a nacer”, y muchos más.

Entre sus invitados estuvo Palito Ortega, el rey, con quien canto “Sabor a Nada”.

Una noche en donde nadie se quería ir, y en un segundo bis dio cierre con “Desconfió” y “Me vuelvo cada día más loca”, con una entrega formidable, como si el tiempo no hubiera pasado, con un rock más que vivo, con el blues en las venas.